1.31.2014

Tomoaki Hata - The Night Is Still Young
























































































Tomoaki Hata es un fotógrafo japonés que trabaja principalmente en Los Ángeles y Tokio. Con más de diez años de educación en derecho, sociología , estudios de medios, estudios culturales y crítica de arte en Japón, Hata comenzó su carrera como fotógrafo en 1996, sacando fotos en fiestas de baile en beneficio del VIH / SIDA, así como en la industria del porno gay de Japón. La fotografía de Hata es parte de la colección Lambert en Avignon, Francia y está incluido en otras colecciones privadas de todo el mundo.

Con "The Night Is Still Young", el fotógrafo japonés regresa a su raíces con la escena de clubs underground gays de Osaka. Lleno de imágenes íntimas de las radicales y creativas drag queens que realizan sus espectáculos en varios lugares de la ciudad desde finales de 1990 hasta el presente, este libro es una mirada a la parte más vulnerable del Japón moderno.

Hata ocupa un lugar muy merecido en las filas de los grandes fotógrafos japoneses - casi a la par que  Daido Moriyama y Nobuyoshi Araki (salvando las distancias, claro) - sin embargo, él logró este rango no siguiendo el ejemplo de estos grandes, sino a través de la presentación de su propia y única vista de un sector de la cultura japonesa que de otro modo permanece en gran parte indocumentada. La vida y cultura gay en Japón sigue siendo en su mayoría secreta, y tiende a tener lugar dentro de los límites seguros de los bares y distritos gays que muchas veces están ocultos dentro de los distritos de entretenimiento de los principales centros urbanos. Un retrato apasionado e íntimo de estos artistas, intérpretes o ejecutantes, ya que retozan, tanto dentro como fuera del escenario, glitter, glamour, lentejuelas y sordidez sin restricciones.



 http://www.tomoakihata.com/books/books.html

1.26.2014

Akshay Mahajan - I don't want to sleep alone
















































































 
Young wavering photojournalists, such as myself, often go in search of pictures with a sometimes wanton thirst. I moved cities (Bombay to Bangalore), living my days out of cheap bus-stand lodges or friends’ apartments, and nights drinking outside cheap standing bars on Church Street. Anything  that provokes narrative. I thought like Nan Goldin or Anders Peitersen , I'll make pictures representing the transgressions of young urban dwellers. Faltering, I met Joshua Muyiwa (http://joshuamuyiwa.tumblr.com/), a half Nigerian one-fourth Malyali one-fourth Nepalese queer poet and dance writer and found a subject. Initially I fell into the classical tropes - most photojournalists do, one of story-hooks, who, when and where's - Indian urban queer living in the post 377 world etc. I realized that if I pigeon-holed the people I took pictures off in the delusion that I am some purveyor of truth it would be such a simplification of the truth that it would far from it. So I abandoned the approach fairly quickly. Instead I just concentrated on them as people who happen to be queer - in many ways this how they wanted to be perceived - who wants their body politic sewn onto their breast like a badge. Plus there so much more to photograph then the obvious - the obvious things to photograph are the most boring.

Over the next year — furtive conversations over cheap whiskey at watering holes, words punctuated by drags of cigarettes and post-ganja confessions in bedrooms — I made pictures of his friends (who were now my friends), teasing out nuggets of a story. Rolls of film fed by curiosity. As Goldin put it, “It’s the form of photography that is most defined by love. People… take them to remember people”.

Lines blur when you immerse yourself in the thoughts and emotions of our subjects. At first you are a stranger and the camera is viewed with suspicion but people are naturally curious of you - so they let the strange kid with the camera be. After a while they don't even notice it,"Don't mind him he's a little weird, he takes pictures of everything." After a while its hard to separate the self from your subject and in the end you yourself become indistinguishable to yourself.
There was a love there born out of a long-standing relationship between the observer and the subject. One of those destructive loves that fed on the act of creation, I had my photographs Joshua had his poetry - once the pictures stopped so did the poetry and love lingered for a while and then slowly dissipated. It's one of the reasons the body of work is called "I don't want to sleep alone" -  an Indian ballad of  twenty something emotional and sexual dependencies


1.22.2014

Juan Camilo Ortiz







La rotundidad de la naturaleza envuelve a los seres de las fotos de Juan Camilo Ortiz, los absorbe y les aleja de cualquier elemento extraño, amenazante o infeccioso. Pasean libres en un lugar en el que no existen ni identidades ni sexualidades.

El trabajo de Juan me recuerda al de jovenes artistas (fotógrafos-cineastas) del sudeste asiático, y a la obra del maestro taiwanes Tsai Ming-liang -con esa agua predominante y necesaria en todas y cada una de sus películas, y que en algunos casos ejercía de bálsamo en la caótica vida de sus urbanitas desalmados, pero cargados de sexualidad-. Puede que sea por el clima eminentemente tropical en el que viven y desarrollan sus obras. Motivo por el cual a sus personajes a veces parece que puedas hasta olerles.






















-¿De dónde eres?
Tengo 25 años, soy Comunicador Audiovisual y Multimedial y nací en la ciudad de Medellín-Colombia. 

-¿Cuándo cogiste la primera cámara o decidiste ponerte a ello?
Un ser humano es el resultado de muchas cosas; lo que lee, lo que ve, lo que siente y lo que conoce a través de quienes lo rodean. Hubo una persona que se llamó Janeth, que de muchas formas, y quizá sin proponérselo, influyó en varios aspectos de mi vida. Uno de ellos fue acercarme a la imagen visual, tanto pictórica como fotográfica.

Acompañado de ella y cuando tenía unos 8 años tomé una foto, ingresé a un improvisado cuarto oscuro y revele la imagen. Yo no sabía bien lo que estaba haciendo pero ese momento quedó grabado para siempre como si fuese un ritual alquímico. Dice Andrei Tarkovski que las cosas no son como ocurrieron sino cómo se las recuerda. Sin saberlo ese momento fue como una chispa que se encendería mi pasión por la fotografía muchos años después.
















 

-Siempre que miro tus fotos me recuerdan a trabajos actuales de gente del sudeste asiático. En foto a la serie Silence Has an Echo del británico Nigel Bennet, hecha en Tailandia, o a Dwi Asrul Fajar. En cine a Pen-ek Ratanaruang, al poco conocido Thunska Pansittivorakul (que hace cine homo-guerrillero de cuerpos y sensaciones), pero sobre todo a Weerasethakul y a esa extraña magia que desprenden sus fantasmagóricas películas .

Digo todas estas referencias porque creo que os unen esa "oscuridad", lugares y cuerpos que hablan por sí solos. 

Me da la impresión de ver a un tipo muy sexual y algo místico. ¿Por qué tanta naturaleza y tanta noche?
Pues realmente desconozco las creaciones de las personas que mencionas. Aunque en el momento en el que escribo este texto estoy revisando sus trabajos.

Creo que los elementos que están muy presentes en las fotos que hago son la piel y la naturaleza, y lo están porque son fuente inagotable de belleza, de placer, de gozo y de reflexión. Si uno está en contacto con esos elementos siempre habrá una necesidad de crear y de intervenir de alguna manera el mundo. Parte de esas cosas que me atraen es el agua, son los cuerpos, son las plantas, es la noche; elementos inefables que me generan muchas inquietudes y a los que trató de conocer y de explorar continuamente.

Por otro lado creo que hacer fotos no es sólo crear imágenes, es expresarse por medio de la luz, del color y de la composición, es una experiencia erótica. La mirada es extensión del tacto, por eso cuando estoy frente a la piel la palpo con los ojos tratando de apropiarla, tratando de crear un enlace erótico y carnal entre la persona a la que estoy fotografiando y yo. La foto es entonces, un indicio, un producto del encuentro entre dos o más personas.







 





-¿Hay artistas que te influyan o hayan influido, especialmente, para crear todas estas atmósferas?
Quien diga que no ha tenido influencias de otras personas en lo que hace es un gran mentiroso y peor aún es alguien que se está mintiendo a sí mismo.
Uno de los primeros en seducirme con lo que hizo fue Michelangelo Caravaggio con sus penumbras y sus escenarios muy sugestivos, contrastados y cargados de una gran tensión. Después Robert Mapplethorpe que es una figura muy valiosa en la historia de la fotografía para quien sienta en el cuerpo humano un espacio para la inspiración y la creación.
Otras influencias vienen de personas contemporáneas como Bill Henson, Jeff Bark y el mismo Lars Von Trier, artistas que tienen creaciones estéticas muy interesantes y cercanas a mi concepción de lo bello.
















-¿Hay que tener mucha paciencia para ser modelo tuyo? No se pasa frio?? XD
Para ser modelo mío hay que quererse, hay que conocerse, tenerse confianza. También debo admitirlo, se necesita paciencia y estar dispuesto a mojarse, tirarse desnudo sobre el suelo húmedo o en el agua por un largo tiempo. Por eso, muchas veces hago de modelo en mis propias fotos, porque me toca.







-Como colombiano inmigrante que soy, me interesaría saber cómo se recibe tu trabajo -social y artísticamente- en un sitio tan cerrado.
Mi trabajo es muy desconocido y lo hago con el ánimo de satisfacerme a mí mismo y a quienes aparecen en las fotos. Lo más importante es crear. La difusión es algo qué viene después, secundaria, o por lo menos eso creo yo. Sinceramente no sé que piense la gente de mis fotos.












-Creo que te dedicas al sector audiovisual. Cuéntanos un poco más de ti y de lo que haces. Creo que el audiovisual es un lenguaje superior. Es muy elaborado, muy exigente, muy rico en sensaciones y también mucho más complejo que la fotografía. Como diría Andrei Tarkovski, se trata de Esculpir en el tiempo, por eso quiero ahondar en el documental y desarrollar la disciplina para ejecutar ideas que tengo en mente. 



















-Alguna anécdota divertida o desastrosa sacando fotos.
Hace unos meses el modelo qué le faltó un poco de eso que se llama entregarse al momento, no aguanto el frío y la humedad del lugar en el que estábamos. Entonces nos tocó intercambiar roles para una imagen que yo tenía en mente. Él obturó la cámara y fui quien fue fotografiado.
Esta es la foto resultante:



 




-Artistas que traten el mundo masculino que te encanten.
Por ahora sólo uno que pueda nombrar, y es el pintor colombiano Luis Caballero, su trabajo es magnífico y coincido con él en muchas de sus apreciaciones estéticas y en sus reflexiones sobre lo que la gente llama arte:

"El cuerpo es el eje donde se articula toda mi búsqueda como pintor. Cuerpo como objeto y cuerpo como signo: porque el cuerpo lo dice todo. los sentimientos y la tensión, la fuerza, el placer. La tensión de un músculo, el abandono de una mano dicen mis propias tensiones y mis abandonos, mis sentimientos y mis deseos, una química donde el poder de el cuerpo precipita una materia expresiva."

Luis Caballero 1979
















-Pues eso es todo. Gracias por participar en el blog y mucha suerte.
Gracias "Little Joe" por cederme un espacio para compartir algo de lo que siento y hago.